LOS PÍCAROS

el

La palabra «pícaro» – derivada del verbo picar o de la pica del soldado (una lanza larga) – comenzó a usarse a finales del s. XVI. La expansión se extendió hacia 1580, cuando en toda Castilla proliferaban mendigos y vagabundos, y hasta el punto de alarmar al poder. Eran jóvenes que vivían al margen del sistema, fuera del entorno familiar, robando y evitando con astucia caer en manos de la justicia.
A partir del s. XVI, hubo un empobrecimiento de la población española y europea lo que provocó que aparecieran los pícaros.
Estos aparecieron debido también al crecimiento demográfico; aquellos que vivían en el campo marcharon a las ciudades donde había más oportunidades de poder comer y conseguir trabajo, pero muchas veces caían en la indigencia y debían robar y mentir parar subsistir.
El pícaro era un personaje que no respetaba a nada y a nadie sin ningún tipo de atadura que le hiciese peligrar su compromiso con la ley.

PICARO

La novela del pícaro

NOVELAPICA

Vida y hechos del pícaro Guzmán de Alfarache es un importante ejemplo de los comienzos de la novela picaresca, un género que se desarrolló en España y que toma su nombre de pícaro, que significa ingenioso o sinvergüenza. El autor, Mateo Alemán, desarrolló un original estilo personal, todavía no explotado en La vida de Lazarillo de Tormes y de sus fortunas y adversidades, la novela anónima publicada en 1554 y que le sirvió como modelo. Tanto en la primera como en la segunda parte, el hilo argumental se completa con relatos breves, cuentos y anécdotas que sirven al autor para reflexionar sobre temas como la justicia, el honor o el perdón, al tiempo que interrumpen el hilo de la narración principal realizada por Guzmán, un personaje carente de escrúpulos que protagoniza numerosos fraudes y engaños. Un sentimiento de tristeza empapa la obra trasladando al lector a la complicada realidad de España e Italia en el siglo XVI, y donde se trasluce también el espíritu de la Contrarreforma. La primera parte se publicó en Madrid en 1599 y tuvo un notable éxito. La siguió la publicación de la segunda parte en 1604. La obra fue extremadamente popular y se tradujo muy pronto al inglés, francés, alemán, italiano y latín. Esta edición de la Biblioteca Nacional de España se imprimió en 1681.
La Sevilla pícara: El Arenal

RIO
En El Arenal, un barrio de Sevilla, y en una calle llamada Sierpes de esta misma ciudad; en la que, en el s. XVI se concentraban pícaros provenientes de toda España, porque cerca de esa calle se encontraba el puerto para viajar a América, y en dicha calle se conseguían las cédulas de navegación. Las cédulas eran documentos entregados por los reyes, para que personas que cumpliesen una serie de requisitos, (religión católica, nobles, personas decentes, no ser de etnia gitana, protestantes etc.), pudiesen viajar a América.

Realizado por Mercedes León y Helena Pérez
2º A

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s