CASTILLA EN GUERRA.

       BATALLA DE VILLALAR

Las causas de esta batalla nos remonta a 1504, año en el que muere Isabel la Católica y el país entra en un periodo de inestabilidad política. En octubre de 1517, un año después de la muerte de Fernando el Católico, llega a España, Carlos I tras haberse autoproclamado rey de sus posesiones hispánicas. Asistiendo a las primeras Cortes en 1518 sin hablar casi castellano, y trayendo junto a él un gran número de nobles y clérigos de Flandes como Corte, lo que supuso una amenaza al poder de las élites sociales castellanas ya existentes. Este descontento rápidamente se extendió entre todas las capas sociales, comenzando a aparecer en ese mismo año las primeras protestas sociales.

BatallaDeVillalar

Fue la Guerra de las Comunidades en la que se enfrentaron las fuerzas imperiales de Carlos I y las de la Junta Comunera capitaneadas por Juan de Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado.

La lucha entre comuneros y realistas tuvo diversos escenarios el principal en Castilla. Allí el toledano Juan de Padilla se había impuesto como el líder militar y gracias a su impulso las tropas sublevadas lograron algunos éxitos notables.

Sin embargo por aquel entonces se estaba formando en torno a Burgos un poderoso ejército bajo la dirección del condestable de Castilla. A principios de abril avanzó desde Burgos hasta el suroeste. La caballería realista se lanzó en persecución de Padilla. Los comuneros intentaron alcanzar un pequeño pueblo entre Torrebalón y Torra.

Los capitanes trataron de conservar un cierto orden en las tropas y plantear  batallas a sus adversarios pero los comuneros salieron corriendo desordenadamente hacia el pueblo. La caballería de Carlos V acometió por ambos francos a los fugitivos matándolos. El condestable de Castilla habló de hasta 2.000 víctimas.

Durante el choque, Padilla se había negado a huir seguidos de apenas 5 escuderos. Se arrojó por dos veces a lomos de su caballo contra un escuadrón de lanceros imperiales hasta que cayó herido y lo hicieron prisionero.

Otros dos destacados capitanes, Juan Padilla, Juan Bravo y Francisco Maldonado, también lucharon hasta ser capturados. Al día siguiente tres jueces “declararon a Juan Padilla, Juan Bravo y a Francisco Maldonado por culpables de haber sido traidores de la corona real de estos reinos” y los “condenaron de muerte natural y a confiscación de sus bienes y oficios”. Tras confesárselo con un fraile franciscano, fueron trasladados a la plaza del pueblo donde fueron decapitados por verdugos.

 

Realizado por Rafael Ruiz y Alba Rubio  2º B

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s