Lectoras, sabias y aprendices

La Federación de Gremios de Editores de España, a través de la publicación del último informe sobre La lectura en España, dado a conocer hace unos días, ha puesto sobre la mesa unos datos que evidencian un estancamiento en los hábitos lectores, conduciendo inexorablemente a un fracaso como país, según comenta su presidente Daniel Fernández.

En la Antigüedad, los griegos  indicaban en las puertas de las bibliotecas que eran “Un lugar para la curación del alma”. A lo largo de la historia los libros nos han educado, ayudado, guiado, divertido. En ellos era posible encontrar la solución a todo, es más, era el medio de transmitir los conocimientos y dejar testimonio, que usado racionalmente y otorgándole la transcendencia que ostentaba la comunidad avanzaba a pasos agigantados. “El hombre listo aprende de sus errores; el sabio, además, ha aprendido de los errores de otros”.

Los anglosajones han sido los pioneros en utilizar la Biblioterapia, usando para ello la lectura como herramienta para mejorar trastornos leves y moderados.

A título de anécdota, y en virtud del hábito lector, quiero extraer del recuerdo lo que dos grandes escritores decían al respecto. Cervantes, decía: “El que lee mucho y anda mucho, ve mucho y sabe mucho”. Santa Teresa de Ávila, decía: “Lee y conducirás, no leas y serás conducido”. Enseñar a leer es entregar el arma más poderosa, entregar la libertad, hacer libre a la persona. Es una capacidad única del ser racional que nos diferencia del animal.

En vista de las cifras desprendidas del informe de “La lectura en España”, parece ser que se establecerá en los colegios un número de horas dedicadas a la lectura, similar a la asignatura de Educación Física. Estos datos denotan que la lectura no ha formado parte de las preocupaciones del sistema educativo, a lo que también habría que añadir que se deberían revisar los libros de lectura obligatoria y adecuarlos a su edad, para así despertarlos e inocularles  el virus de la curiosidad y no ahuyentarlos de por vida .

Decir que son las mujeres las que mejor salen paradas del informe; también, que los que antes leían han intensificado el hábito, encontrando en el polo opuesto y con un porcentaje del 40 a ciudadanos que declaran no tener ningún interés por la lectura. No quiero dejar pasar y no nombrar el incremento y la importancia de los “Club de Lectura” por todos los rincones de la geografía, a la vez que su contribución a la difusión de este beneficioso y saludable hábito.

Finalizo recordando el acertado homenaje que el diario CÓRDOBA rindió, dentro del amplio despliegue de actividades en sus 75 años de andadura, a la mujer lectora con una maravillosa escultura portando y leyendo un ejemplar del diario.

 

 

Antonio Porras Castro. Enero de 2017

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s