ETIQUETAS SOCIALES Y TRIBUS URBANAS

Etiquetas sociales y tribus urbanas. ¿Cómo relacionamos ambos conceptos? Y con respecto a los mismos. ¿Cómo afectan a nuestras vidas? Lo primero que debemos saber es la definición de estos conceptos. Una tribu urbana es un grupo de personas, normalmente jóvenes, que viven en ciudades y comparten aficiones o ideología que se ve demostrada con signos externos que los unifican, como la ropa o el peinado. Por su parte una etiqueta social es un prejuicio asignado por las personas de nuestro entorno. Pongamos por ejemplo una tribu urbana “X” cuyo signo de unificación es llevar una pulsera que es un arco iris y cuyos “integrantes/participantes” sigue unos ideales agnósticos. Como bien sabéis el arco iris es la bandera de la homosexualidad; ¿Significa eso que las personas que integran esa tribu urbana son homosexuales? No tiene por qué, ya que en este caso son simplemente agnósticos. ¿La sociedad ve a la gente de esta tribu urbana cómo lo que son? Pues a simple vista no, la sociedad está siempre dispuesta a prejuzgar. ¿Y, son todas las personas que lleven una pulsera de arco iris de nuestra tribu “X”? Claro que no. Puede que simplemente les guste el diseño, pero como sociedad que somos, metemos a todas las personas que nos parecen diferentes en un mismo saco, cuando puede que tengan mucho más en común con nosotros que con “X”. El caso es que cómo adolescentes que somos estamos siempre bajo el juicio de los demás, la sociedad nos ejerce presión constante para decirnos quienes debemos ser, porque debemos ser así y cómo debemos actuar por ser como la sociedad nos ha obligado a ser. Y es que, cuando uno se esfuerza por ser uno mismo, termina perteneciendo a cualquier tribu urbana de la cual no ha pedido nunca ser participe y cargando con mil etiquetas sociales que nunca se ha querido poner al cuello. Para alguien que intenta conocerse a uno mismo en este período que es la adolescencia es duro sufrir este tipo de presión social que no permite que nadie se desarrolle completamente cómo persona madura. Por ello no estaría mal animar al resto de la sociedad a abrir un poco los ojos y ayudarlos a notar que no es bueno meter a la gente en un saco u otro por su forma de vestir ni actuar a no ser que ellos hayan pedido estar en ese saco.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s